Skip to content
Buscar Buscar

Perfect Imperfection: cuencos de FIMOair

Perfect Imperfection: cuencos de FIMOair
30 min Fácil

¿Tienes un arsenal de anillos o pendientes y nunca encuentras la pareja? ¿Sueles perder las llaves, o quizá buscas un cuenco personalizado para llenarlo de frutos secos y otros aperitivos? Si es así, este cuenco hecho de pasta de modelar de secado al aire FIMOair resolverá todos estos problemas. Y lo mejor es lo siguiente: No tendrás que moldear tu cuenco perfectamente: su encanto reside en su imperfección. Es la filosofía Wabi-Sabi: «Nada permanece, nada está terminado, nada es perfecto». Así que venga, que es muy fácil. FIMOair se seca fácilmente al aire. Te llevará menos de una hora crear tus cuencos.

Videotutorial

Materiales

¡Necesitas!

ProductoArt. Nº.Cantidad
FIMO® 8711 Herramientas de modelado - Estuche de plástico contiene 4 herramientas de modelado 8711 1
FIMO® 8700 05 Rodillo plástico - Blister Rodillo acrílico para amasar FIMO, adecuado para superficies lisas 8700 05 1

También se necesita:

Papel de horno; cuencos pequeños para usarlos a modo de moldes.

Instrucciones

Extiende un poco de papel de horno sobre tu superficie de trabajo. Corta la pasta de modelar en dos mitades.

Con el rodillo acrílico, extiende cada una de las mitades sobre el papel de horno y dales forma de un círculo de unos 2 o 3 mm de grosor. Cuanto más gruesa dejes la masa que extiendas, más sólido quedará el cuenco.

Consejo: Para dar textura a la superficie del cuenco, puedes añadir materiales textiles, como un trozo de tela gruesa, y crear el relieve con el rodillo acrílico.

Ahora levanta con cuidado la pasta de modelar y extiéndela sobre el cuenco o deposítala en su interior, de forma que se ciña a la superficie del recipiente. Para ondular los bordes y dar a tu obra un aire imperfecto, simplemente deja que los bordes de la masa caigan en ondas naturales.

Puedes probar con distintas formas, profundidades y tamaños y así crear cuencos de FIMOair variados.

Ahora deposita el cuenco que has creado sobre el bol de cristal, o introdúcelo en su interior, y déjalo secar a temperatura ambiente durante 24 horas. Si el cuenco que has creado es un poco más grueso, tardará algo más en secarse. Una vez que el bol esté bien seco, retíralo con cuidado. ¡Y listo!

¿Sin tiempo en estos momentos?

¡Guardar este artículo como PDF!

Artículo (PDF)

Esto también podría interesarte: